martes, 29 de septiembre de 2009

Mirar a la verdad

Dante en el séptimo círculo infernal como en otros pasos de la Commedia apostrofa a Florencia ante tres florentinos condenados por sus malas costumbres. Inclusive, en el inicio de su obra se llama florentino de nacimiento, pero no de costumbres (florentini, natione non moribus) por el dolor que le causaba la corrupción imperante y por haber sido condenado al exilio durante las guerras entre güelfos y gibelinos.
Sin proponerme recordar el momento histórico en que fue escrita la Divina Comedia, me propongo en cambio compartir un terceto hermoso del Canto XVI del Infierno, versos 76-78.
Como decía, Dante se dirige enojado a Florencia, y a continuación leemos:


Così gridai con la faccia levata;
e i tre, che ciò inteser per risposta,

guardar l’un l’altro com’al ver si guata.


Así grité alzando el rostro;
y los tres que entendieron la respuesta,

se miraron uno a otro como se mira a la verdad.


La sensación que se prueba en este paso es similar a la de quien está obligado a reconocer la verdad de un hecho que lo entristece y que le cuesta resignarse y admitirlo, porque se trata de defectos y malas costumbres propios.
Y me detengo en el último verso, esa imagen descripta por Dante en muy pocas palabras pero que encierran tanto. Quiero decir, el hecho mirarse uno a otro como se mira a la verdad.

¿No probaron la sensación de mirarse con otras personas reconociendo la verdad de un hecho o de un dicho de alguien ante ustedes?
¿Tenemos la predisposición, la entereza de escuchar la verdad cuando la dicen aun en perjuicio nuestro?

Estudiando se prueba esa sensación ante los libros cuando queremos mirar al rostro a la verdad y no nos conformamos con ver meramente. Porque –a veces las obviedades deben enunciarse- el verbo ver es sólo un estado (no ve un ciego), en cambio mirar es una acción.
Así hay mucha gente que se conforma meramente con ver y no observa, mira o contempla; de la misma forma que hay gente que oye pero no escucha, como hacen los que ponen la música de fondo sin escucharla.
Tanto mirar o contemplar como escuchar puede no ser fácil. Pero si se lo hace aprehendemos, es decir, llegamos a conocer esta vida que transitamos.

Y en esa busca nos va el esfuerzo que sembramos cuando queremos mirar atentamente para ver en qué punto convergen los caminos del conocimiento con nuestra vida, allí donde hallamos la coherencia en la unión de las divergencias, en la concordia del universo.

Dante nos da su idea de esta mirada con esfuerzo en el canto anterior, versos 16-21. Aquí la gloso: Miramos como suele mirar uno a otro de noche bajo nueva luna, frunciendo las cejas como el viejo sastre para enhebrar la aguja.

¿No es formidable que un poeta cifre en pocas palabras una sensación tan íntima del ser humano siendo algo tan difícil de definir, dándole forma perdurable a cuanto hacemos por entender el misterio de la vida?

4 comentarios:

Daniel dijo...

Lucas: Muy buena el pensamiento de este articulo que muy bien has escrito, me parece interesante el planteo:
- ¿Tenemos la predisposición, la entereza de escuchar la verdad cuando la dicen aun en perjuicio nuestro?
-el verbo ver es sólo un estado (no ve un ciego), en cambio mirar es una acción.
Así hay mucha gente que se conforma meramente con ver y no observa, mira o contempla; de la misma forma que hay gente que oye pero no escucha, como hacen los que ponen la música de fondo sin escucharla.
Creo que el mundo actual no dedica tiempo a meditar en estas cosas, esta bueno un espacio así.
Sos no solo un excelente escritor sino un filosofo en potencia... genius maximum
Saludos. Daniel
pd. Estaria bueno que escribas algo sobre la siguiente pregunta: ¿Que es la vida?

Lucas Esandi dijo...

Me alegro de que el texto te haga reflexionar, es uno de los propósitos del sitio.
Por otra parte, también quiero compartir la belleza de los versos que leo y estudio.

Acepto la propuesta.
El blog con el título que tiene, De Vita (Sobre la Vida), bien puede aproximarse a una definición por más que sea difícil.

Saludos.

Carolina dijo...

muy bueno Lucas..pregunta..como se si escribis vos?..o es de otro autor...?.. Perdón es hasta que me adapte a este nuevo sitio.- Saludos

Lucas Esandi dijo...

Gracias Caro.
Es sencillo, los versos citados en italiano son de Dante, el resto lo escribo yo. Y la traducción al castellano también es mía.
Bienvenida al blog.

Un abrazo.