martes, 16 de marzo de 2010

La humildad

Descubrí leyendo hace poco una idea edificante sobre la cual sustentar una forma de ser en lo sucesivo que haga bien a uno mismo y a los demás. Así resulta interesante, como toda idea susceptible de comportar un bien en todos y hacer mella en nuestro estado de ánimo para ser felices y vivir en paz. Bien decía Séneca que ninguna posesión de cualquier bien es agradable si no se comparte con alguien[1]. Es una idea que como muchas, sólo resta llevarla a la práctica; ese trecho del dicho al hecho que no siempre transitamos. Es esta:

«The only wisdom we can hope to acquire / is the wisdom of humility: humility is endless» (“La única sabiduría que podemos esperar adquirir / es la de la humildad: la humildad no tiene fin”). La encontramos en el libro Four Quartets ("Cuatro Cuartetos") de T.S. Eliot, poema "East Cocker", II.


No es la erudición que es orgullo y corteza; quitándola nos quedamos con el meollo: el amor humilde. El conocimiento envanece, mientras que el amor edifica, como dice San Pablo[2]. Diría que existen la sabiduría de la humildad y la del amor; éstas son una y la misma porque es imposible ser humilde excepto amando a los demás, y porque es imposible amar a los demás excepto siendo humilde. Y es imposible hacer ninguna de las dos cosas sin un completo sometimiento, dejando ir el miedo a la posesión, el miedo de pertenecer a otro, o a otros, o a Dios.

Espero que encuentren útil este consejo y que ilumine sus días como los míos. Si me permiten, les observaré una forma conveniente de proceder: Entiendan la máxima y, a su vez, compréndanla sopesando los efectos que tendría, luego reténganla en la memoria como algo bueno, bello y justo, y finalmente llévenla a la práctica para ser humilde entre los humildes.


[1] Séneca, Cartas a Lucilio, Carta VI.
[2] Cf. 1 Corintios, 8: 1.

6 comentarios:

Ruben M. M. dijo...

Lucas, ¡qué alegría volver a leer un texto tuyo! ¡Ayyy…! La humildad es probablemente el aspecto de la condición humana que más nos podría ayudar en los tiempos que corren y desde el que podríamos atisbar una comprensión más sincera de lo que nos rodea.

¡Un abrazo, amigo!

Hinrrich Or th' Eoll dijo...

Me hace acordar a los versos del canto inicial de los "Coros...":
"Where is the wisdom we have lost in knowledge?
Where is the knowledge we have lost in information?"
(T.S. Eliot, Choruses from ‘The Rock’)
Hay que seguir explorando!
Un abrazo
Sant

Lucas Esandi dijo...

¡Rubén!
¡Muchas gracias por tus palabras!
Es realmente cierto, a mi entender.
No me deja de llamar la atención cómo la gente sigue hablando sin escucharse.

Una idea interesante de T.S...
Lo citaré más a menudo, dado que he leído profusamente su obra el verano pasado.

¡Un abrazo, querido!

Lucas Esandi dijo...

Sant: creo que es la mejor cita (o bien "intratexto" -¿digo bien?-)que se puede hacer de Eliot con respecto a estos versos de los Cuartetos.
Seguiremos explorando al ahondar en la profundidad de las ideas de T.S.
Gracias por tu valioso aporte.

¡Un abrazo grande!

Bruno dijo...

Hace poco leí la reseña de un libro llamado "Egos revueltos" de Juan Cruz Ruiz, justamente hablando sonbre cómo se la creían muchos escritores. Resaltaba, sin embargo, la humildad de tu amado Borges citando una anécdota. Algo así como que se habían quejado del estado de su casa y Borges decía -yo he vivido aquí setenta años, ud está hace cinco minutos, no se queje...- , -Pero Octavio Paz no vive así- , -Modestamente, yo soy Borges- dijo.

Abrazo luc!

Anónimo dijo...

"No me deja de llamar la atención cómo la gente sigue hablando sin escucharse"

Lacan diría que la pura comunicación no existe.
Y adhiero a esto...
En este punto, diría que existe la comunicación intersubjetiva. Es decir: el emisor, recibe del receptor su propio mensaje bajo una forma invertida.
Un ejemplo sería esto mismo que estoy escribiendo. Es mio, parte de mi subjetividad, y lo escribo con una doble intencionalidad: comunicar, y que se reciba de la forma más clara. Pero no comunico en el puro sentido de la comunicación, sino que simplemente dejo al receptor que sienta, se apropie y tiña de SU subjetividad, lo que escribo.

No es un ida y vuelta para que se de la comunicación, sólo lo parece, por quedar inadvertido en aquel que escucha (o no, también están los que no escuchan)la subjetividad de cada uno. Lo cual es comprobable cotidianamente, si nos ponemos a pensar.

Saludos!
M

PD: Tal vez me desvié del texto en sí, mis disculpas al respecto. Algo me atrae de este espacio-lugar-vos, que me pareció hora de comentar algo a pesar de leerte desde hace un tiempo.